Qué importancia tiene la inteligencia emocional para mantener tu salud en equilibrio con tu cuerpo

La salud es el recurso más importante que tenemos para poder conseguir lo que deseamos, sin embargo no somos conscientes de ello y, sin querer, nos maltratamos.

El primer paso para mejorar tu salud emocional y física es el conocimiento de que tus pensamientos generan un sentimiento y ese sentimiento genera una acción. Para entender este concepto es necesario que conozcas un poco más de cómo funciona tu cerebro; que es la pieza clave en generar una química cerebral que nos puede ayudar a mantener el equilibrio o nos va a causar malestar que en el tiempo se traduce en enfermedades.

Los pensamientos negativos alteran la química de tu cerebro y generan una sustancia tóxica que provoca un desajuste en los aminoácidos que son esenciales para tu salud. Los aminoácidos relacionados con el bienestar son: las endorfinas, la serotonina, la oxitócica y dopamina, mismos que desaparecen cuando tenemos pensamientos negativos que se repiten. Cada vez que piensas en algo negativo surge la cadena de neuroconectividad en tu cerebro que se desplaza por todo tu cuerpo provocando una descarga eléctrica que se desplaza a un órgano provocando un desajuste. Pongamos un ejemplo: ¿qué pasa si enciendes y apagas la luz constantemente, sin parar… click, clack, click, clack? La respuesta es correcta, se va a estropear y dejará de funcionar. Pues lo mismo pasa con el cuerpo humano, si tu repites pensamientos negativos constantemente al final termina por enfermar algún órgano.

La forma para evitar que esto suceda es simple y es empezar a ser conscientes de cómo nos hablamos, de cómo pensamos y cuando lo hagamos, parar.

Otra cosa que debes saber es que las palabras que utilizas para pensar e interpretar el mundo que te rodea serán las responsables de tus resultados.

Las palabras están vinculadas a experiencias que, a su vez, contienen emociones y, dependiendo de la intensidad de lo que has vivido, las palabras tendrán una interpretación subjetiva dentro de tu cabeza que puede ser positiva o negativa. Por eso es muy importante tener una conciencia en activo.

Conciencia activa es vivir aquí y ahora. Es darte cuenta de cuándo enciendes el interruptor y detenerlo en el momento justo.

Tu salud emocional depende de que aprendas a detener el click-clack en el momento adecuado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn